Empresas

La razón de ser de la eficiencia energética

La razón de ser de la eficiencia energética
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Hablemos de energía. Sabemos que la usamos a diario, y que nuestras necesidades son realmente elevadas. De hecho, el monto de energía que usamos en la actualidad crece de forma tal que la demanda energética de fuentes convencionales alcanzará cifras alarmantes para el año 2030, elevando aún más las emisiones globales de dióxido de carbono y teniendo un impacto sensible en el clima. Hoy en día, vivimos en el planeta aproximadamente 6.5 mil millones de seres humanos, pero en el año 2030, habrá alrededor de 8.3 mil millones de personas viviendo en el planeta. Nuestro consumo de energía seguirá incrementándose a la par de la población, forzando el uso de recursos y poniendo en riesgo el clima.

Con el ritmo en que crece la demanda energética, para el año 2030, ésta se habrá incrementado en un 53%, lo que conllevará un aumento de las emisiones de dióxido de carbono de un 55%. Si no buscamos hoy mismo un cambio radical, la pregunta es, ¿tendremos la capacidad de brindarnos a nosotros mismos un hábitat cómodo, de transportarnos a nosotros mismos y nuestras cosas, proteger nuestro clima y en último término, sobrevivir?

Las grandes cuestiones son qué nos depara el futuro y de dónde vamos a obtener toda esta energía adicional que será requerida. ¿Cuál es la fuente más importante de energía a futuro? La eficiencia energética, es decir, obtener más con menos. Implementar medidas de eficiencia energética en todos los aspectos de la vida social, desde el industrial hasta el doméstico, pasando por el transporte, puede ayudarnos a no devastar el clima.

La industria, tristemente y con mucha frecuencia, no hace un uso eficiente de sus materiales y recursos. Al implementar las mejores tecnologías disponibles, al reutilizar los desechos industriales y los subproductos industriales y optimizar los procesos, es posible disminuir la cantidad de energía necesaria para producir en el ciclo industrial, y de esta forma producir los bienes que precisamos para satisfacer nuestras necesidades. Estos satisfactores también pueden ayudarnos a proteger al clima.

Podemos hacer a nuestra sociedad mucho más eficiente energéticamente incrementando la eficiencia energética de nuestros medios de transporte. Los combustibles que proporcionan la energía a nuestros vehículos se quema rápidamente porque son relativamente pesados. Con ello se implica que al reemplazar los metales pesados utilizados en su fabricación por materiales más ligeros, optimizando los motores y combustibles para mejorar el desempeño y haciendo mejoras aerodinámicas, se puede reducir sensiblemente la cantidad de energía necesaria para movilizar nuestros vehículos. Otra medida esencial para ser más eficientes energéticamente es mejorar el aislamiento de nuestros hogares. La energía utilizada para calentar y enfriar nuestras casas se consume rápidamente. Pero instalando un aislamiento térmico super eficiente y ventanas con aislamiento avanzado, podemos reducir sensiblemente el consumo de energía requerido para mantener el confort térmico de nuestros hogares.

De hecho, la eficiencia energética es por sí sola la fuente más importante de energía que puede ayudarnos a satisfacer la creciente demanda de energía que amenaza con poner en riesgo nuestro funcionamiento social y el de la naturaleza que nos alberga. Virar hacia el uso eficiente y la certificación energética permitirá reducir el incremento de la demanda energética para el año 2030 a tan sólo un 16%, y las emisiones de dióxido de carbono en tan sólo un 11%.

(Datos porcentuales consultados en Basf)

¡Compártelo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *