Empresas

Biometría: Identificación más segura

Biometría: Identificación más segura
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

La biometría permite, en pocas palabras, identificar a cualquier persona de manera automática. Las nuevas tecnologías también se han aliado en este campo para conseguir diseños y sistemas biométricos cada vez más complejos y sofisticados, aunque fáciles de instalar y de utilizar. La biometría abarca, entre otros, el sistema de identificación con huella digital o el reconocimiento facial. La biometría, con respecto a otros sistemas de identificación o de control de acceso, reúne interesantes ventajas. Así, si nos ceñimos al sistema de huella digital no hay peligro de pérdida u olvido de contraseñas, aunque lo más importante es que la garantía de identificación no admite margen de error. La huella es personal e intransferible, por lo que no hay ningún riesgo de duplicidad o de copia. En otras palabras, un sistema fiable, seguro y cómodo.

Pueden ser muchos los motivos por los que cada vez más empresas e instituciones recurren a la utilización de sistemas de biometría para mejorar su seguridad. No solo se trata de controlar el acceso a determinadas zonas –tanto espacios comunes como privados-, sino de mejorar la organización del personal y del control de visitas. La biometría ya no es ciencia ficción, sino una realidad que forma parte del día a día.

Además de la huella dactilar otro de los métodos de biometría consiste en la identificación de una persona o usuario a través del iris del ojo. Al igual que sucede con las huellas dactilares o con los rasgos faciales, el iris es intransferible.

Otras ventajas para decantarse por el sistema biométrico de huella dactilar es que su coste de mantenimiento es prácticamente cero, además de no implica mayores gastos al margen de su instalación. La identificación, como hemos señalado, viene dada por la huella, algo personal, por lo que hay que incrementar los costes de inversión con las tarjetas de identificación. Hasta ahora, precisamente, las tarjetas eran el sistema de identificación personal más utilizado. La biometría ha dado un giro de 180 grados a los sistemas convencionales. Ya no es necesario llevar encima la tarjeta, ni memorizar ningún código, para conseguir una identificación correcta, fiable y seguro. El objetivo de cada uno de estos sistemas de biometría –huella dactilar, rasgos de la cara, iris del ojo- es reforzar la seguridad y reducir los posibles márgenes de error.

La biometría cuenta con un abanico de posibilidades cada vez más amplio. Así, además de ser utilizado para la identificación del personal o usuarios de una determinada empresa, también se puede aplicar al catálogo de productos. Sea cual sea el sector en el que se aplica, antes de elegir el sistema más adecuado, hay que valorar las necesidades reales de la empresa o institución. A partir de ahí, establecer cuál es el sistema que le asegura una mayor seguridad, protección y fiabilidad en la identificación de usuarios.

¡Compártelo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *