Empresas

Aislamiento térmico

Aislamiento térmico
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

El aislamiento térmico es sinónimo de ahorro energético. Cualquier medida que adoptemos para mejorar el aislamiento térmico de una vivienda o edificio se traducirá en un ahorro importante de energía y de contribución con el medio ambiente. El aislamiento térmico, junto al acústico, es una de las cuestiones más importantes a tener en cuenta, y obligadas, tanto en la construcción como en la rehabilitación de viviendas o edificios. La inversión a realizar no debe ser entendida como un gasto, sino como una inversión y un futuro ahorro. De ahí que la tecnología del aislamiento haya dado importantes pasos para conseguir las mejores prestaciones.

El aislamiento térmico (muros exteriores, tabiques, suelos, cubiertas, fachadas, revestimientos interiores) es algo que no se ve a simple vista al abrir la puerta de una vivienda o edificio, pero que se nota, especialmente en el mayor o menor consumo de energía. Ahorro energético que, a su vez, debe enfocarse a la reducción del consumo –no malgastando la energía- sin perder calidad de vida y confort. La incorporación del aislamiento térmico reduce considerablemente la factura energética –tanto del usuario como del propietario de la vivienda o edificio-, al evitar las pérdidas de frío o de calor (verano/invierno) por lo que se reducirá la necesidad de recurrir a otros sistemas alternativos de energía (calefacción, aire acondicionado). El aislamiento térmico de la vivienda (tanto interior como exterior) contribuye a mejorar el confort y la sensación de bienestar, tanto en invierno como en verano. Otra de las ventajas del aislamiento térmico es reducir las condensaciones (humedades) y mejorar el aislamiento acústico (ruidos exteriores).

¿Qué medidas se pueden adoptar para mejorar el aislamiento térmico? Aislar las fachadas –instalar un material aislante térmico en los muros-, sustituir los vidrios y ventanas por otros sistemas de aislamiento más eficientes, aislar la cubierta con material térmico específico, aislar los techos –tanto los que están en contacto con espacios habitables, no habitables como los que están en contacto con el exterior-, aislar los tabiques interiores y los de separación con otras habitaciones o zonas comunes del edificio (escaleras, ascensores, descansillos) y aislar las tuberías del agua, calderas y calefacciones.

A la hora de elegir el aislamiento adecuado hay que tener en cuenta una serie de factores, tales como la ubicación, orientación y tamaño de la vivienda o espacio a aislar, así como los sistemas de calefacción y refrigeración que se han estado utilizando hasta ahora (caldera de gas, caldera de gasóleo, acumuladores, aire acondicionado). Resistencia y conductividad térmica son de las propiedades de los materiales aislantes, entre los que destacan el poliestireno expandido (material plástico), el poliestireno extruido (espuma), lana mineral (material pétreo), poliuretano (espuma, cuya principal ventaja es que prácticamente no absorbe nada de agua), espumas de caucho y fibra de vidrio.

El aislamiento térmico ya es una opción para mejorar nuestra vivienda o edificio, sino que es una parte esencial de su construcción. Las soluciones en aislamiento térmico y acústico adaptadas a las necesidades garantizan el confort y la toma de conciencia sobre un uso más razonable  de la energía.

¡Compártelo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *